graph (1)

La Receta perfecta: Performance + una pizca de Branding

 

Si hay algo que caracteriza el mundo digital desde sus principios, es la velocidad con la que avanza, evoluciona y se transforma. Pero este avance no sólo lo notamos cuando hacemos una comparativa con el pasado, sino también, cuando tratamos de definir cómo será el futuro de la web.

En medio de esta dicotomía entre tiempo, espacio y la red, queremos hablar de Performance y sobre cómo podemos sumarle branding a una estrategia que nació ligada a la venta, los números y la obtención de resultados.

Empecemos con un poco de historia.

Desde un principio Internet se posicionó como el medio donde todo se puede medir. Cualquier interacción por más mínima que sea, arroja un resultado y por ende su asociación a estrategias de Performance fue casi automática.

Este comienzo planteaba un nuevo hábitat prometedor para anunciantes y futuros clientes. De golpe, las campañas digitales incluían reportes con datos como CTR, clics e impresiones y empezamos a entender y valorar la importancia de la segmentación, las campañas medibles y los resultados.

Pero este éxito de las campañas de Performance no estuvo ligado a la cantidad de nuevos conceptos que aportó a la industria, sino a algo mucho más simple: eran una novedad.

Hoy, varios años después, nos volvimos prácticamente “ciegos” a estos anuncios. Empezamos a pasarlos por alto e interpretarlos como parte del contenido de las páginas que visitamos, de hecho, estamos acostumbrados a que aparezcan. Internet entonces no es el único que evoluciona, nosotros como usuarios también modificamos nuestro comportamiento.

Por eso es necesario imprimirle a nuestras campañas una cuota de innovación otra vez, y, tal vez, esa chispa para mejorar el rendimiento la encontremos combinando dos polos que en teoría son opuestos: Performance y Branding.

Si bien las campañas de Performance se caracterizan por tener un alto grado de pensamiento estratégico y creatividad orientada a la venta, podemos sumar conceptos y creatividades de Branding que refieran a momentos comunes entre la marca y el usuario. De esta manera, podemos darle a nuestros anuncios un toque emotivo donde antes no se encontraba.

Hoy las personas buscan relacionarse con sus pares o con las marcas a través experiencias que le aporten valor a su vida. Si a esa búsqueda le agregamos una buena promoción acompañada de beneficios exclusivos, no sólo conseguiremos una venta, sino que además tendremos un cliente satisfecho.

Agustin Sieben- Redactor Creativo.

CompartirShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Tweet about this on Twitter