Digital-marketing

Estrategia, no tendencia.

En el mundo digital de hoy es cada vez más común y parte del día a día presenciar la aparición de una gran cantidad de canales, aplicaciones, plataformas y demás que emergen a menudo. Nuevas tendencias que cuentan con características particulares cada una, lo que las hace atractivas para su público objetivo.

Cuando hablamos de estrategia o plan de Marketing, existe una palabra clave que tenemos presente y repetimos hasta el cansancio: Segmentación. Sin segmentación no podemos definir nuestro público objetivo, por ende no lo conocemos y no podemos acondicionar estrategias, mensajes o productos para satisfacer sus necesidades. Bueno, en digital sucede exactamente lo mismo, cada uno de los canales que emergen tienen un público objetivo en mente, para los cuales desarrollan formas de comunicación, códigos y hasta lenguajes propios.

Es aquí donde cometemos a veces algunos errores al planificar nuestras “estrategias”, ya que constantemente oímos, vemos o leemos como la marca más grande del rubro a nivel mundial o alguna local explotan estos canales con iniciativas impactantes y pensamos ¿Por qué no puedo yo también aprovecharla?

Sembrada la semilla de la duda, tendemos a dar rienda suelta a nuestra creatividad y nos lanzamos a abrir cuentas y perfiles de nuestra empresa en cada nueva plataforma que encontremos, sin tener en cuenta que la cantidad de íconos que grafican nuestra presencia en el mundo digital no son necesariamente fiel reflejo de la calidad de nuestro contenido y enfoque de nuestra estrategia de marca, es más, puede llegar a originar una imagen descuidada y lograr el efecto contrario al de reforzar y posicionar positivamente nuestra imagen.

Para no llegar a este punto y no caer en la tentación de multiplicar nuestros canales de forma innecesaria, podemos enfocarnos en analizar ciertos puntos que ayudarán a definir nuestra estrategia y si efectivamente es necesario sumar nuevos canales a la presencia digital de nuestra empresa

Entendamos la audiencia

Quien mejor que nosotros para conocer a que personas y a que mercados van dirigidos nuestros productos/servicios. Si podemos identificar esto, podemos identificar los canales digitales que más utilizan y a través de los que interactúan (hay estadísticas de cada plataforma que nos dicen cuál es la concentración principal de usuarios). En base a esto podemos definir si efectivamente vale la pena abrir un nuevo canal o si nos enfocamos en los que tenemos actualmente y donde sabemos podemos lograr un impacto positivo.

Resolvamos necesidades

Las personas en internet no buscan que sólo les vendamos más productos a través de nuestros canales. Ahora, las personas que navegan están en una búsqueda constante de información que les permita enriquecer su conocimiento de diversas formas. Desarrollemos una estrategia balanceada que no sea sólo un escaparate para hablar que buena es la empresa y sus productos, sino también preocupémonos por brindar información de interés que sea útil para las personas que nos siguen con contenido de valor que nos permita diferenciarnos y demostrar nuestro conocimiento.

Escuchemos necesidades

Parte del éxito de las redes sociales son las comunidades, construyamos comunidad entonces. Tenemos una cantidad de seguidores que nos siguen y están dispuestos a conversar con nosotros, establezcamos conversaciones (moderadas) que nos permitan explotar esa base sólida de opiniones y de visión externa para enfocar nuestra estrategia, optimizar procesos de atención a los clientes y hasta desarrollar nuevos productos considerando las opiniones y deseos reales que las personas suelen expresar en nuestros canales.

Seamos consistentes

Cada canal es independiente y tienen formas diferentes de comunicación, sin embargo si logramos transmitir una experiencia de marca a las personas, debemos preocuparnos por se consistentes a través de todos nuestros esfuerzos digitales y no digitales. Esto ayuda a comunicarnos eficientemente con cada segmento de mercado al que queremos llegar sin perder nuestra identidad de marca.

Prueba

En digital el día a día es una constante prueba, lo peor que podemos hacer es asumir que algo está funcionando y dejarlo así. Tenemos la posibilidad de combinar elementos y hasta sincronizar canales para lograr una experiencia única, conocer qué tipo de estrategias funcionan más y optimizar nuestra forma de comunicación analizando los indicadores de performance de la gestión que estamos realizando y de los tipos de contenidos que publicamos.

Analiza los números

En digital podemos medir muchísimas cosas y es una buena opción que tengamos un seguimiento constante a la evolución de los indicadores y objetivos que nos tracemos. Si no miramos los números, podemos seguir haciendo miles de cosas que no generan ningún tipo de reacción ni “engagement” en nuestro público objetivo y lo único que hacemos es desperdiciar esfuerzo en iniciativas que no  generan resultados.

No es algo lograr una forma de comunicación óptima a través de los canales digitales con nuestro público objetivo ni tampoco el desarrollar una estrategia sólida, sólo tenemos que estructurar bien el plan, definir los objetivos por cada público objetivo y los canales que podemos explotar para generar resultados óptimos, siempre estableciendo una metodología de trabajo y monitoreando constantemente el desempeño de nuestros indicadores.

Entonces, ¿estamos listos para empezar?

Alvaro Carrillo-  Ejecutivo Comercial Nextperience Perú.

CompartirShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Tweet about this on Twitter